Respuesta a una diatriba

POR. JORGE ENRIQUE PAVA QUICENO

En días pasados recibí la diatriba del escritor Hernando Salazar Patiño donde me descalifica por mi posición sobre el proyecto en Tierra Viva. Espeta una serie de adjetivos que pretenden sembrar un manto de dudas sobre mi persona, en la ya usual táctica de atacar al individuo cuando no se tienen argumentos para rebatir sus ideas. Entiendo su posición relacionada con que existan personas que “…rechazamos, pero más tememos, el proyecto de Tierra Viva, estamos movidos por la defensa del aire puro, del medio ambiente, del amor por la naturaleza, y no por intereses personales y partidistas.”. Lo que no puedo admitir, es que tergiverse mis posiciones y trate de justificar los errores evidentes, palpables, crasos, perversos y devastadores de su alcalde, diciendo que he destapado mis cartas y que mis denuncias se reducen a puro “calderonismo”.

¡No señor! Mientras Usted dice defender el medio ambiente, la naturaleza y el aire puro, de un enemigo que creó su alcalde como mecanismo proselitista, yo defiendo el Estado social de derecho, la seguridad jurídica, la institucionalidad, las reglas establecidas y los procedimientos prefijados; mientras Usted se ahoga en la impotencia al ver a su alcalde fracasar, yo lucho de frente para defender la ciudad de la mafia que él nos enquistó en la administración; mientras Usted trata de ofenderme tildándome de jugar con cartas ocultas, yo doy la pelea de frente, con nombres propios, con pruebas documentales y exponiéndome a los procederes de un Capo sin escrúpulos; mientras Usted ignora la profundidad de un proceso que los tribunales han acogido con sesgo lesivo, yo estudio, investigo, reúno pruebas y lucho para que se haga justicia con base en la ley y no en los caprichos de un infante irresponsable.

Repito, señor Salazar: entiendo su posición. Usted siempre contará con mi respeto, y por ello, no me atrevería a tildarlo de “Carlosmarista”, pues así pretenda devastarme con sus palabras, ese insulto no se lo merece nadie. Pero sí quiero hacerle algunas preguntas: ¿qué asuntos de los que propone el proyecto de Tierra Viva -que tanto lo mortifica-, son ambientalmente inadecuados? ¿Cómo descalificar los órganos constitucionalmente designados para otorgar licencias y permisos ambientales, por cederle a la satanización proselitista, infundada y desinformada? ¿Cómo los tribunales desconocen los trámites surtidos y la atención y cumplimiento de todos los requerimientos de ley, y somete más bien su decisión a conceptos de entidades que no les corresponde? ¿Cómo permitir que las instituciones constitucionalmente encargadas de evaluar, calificar, analizar y avalar los permisos ambientales, sean intempestivamente reemplazadas por orden de un tribunal?

Esa es mi lucha en este caso, señor Salazar. Si permitimos que la justicia emita sus fallos con base en sentimientos personales, apreciaciones subjetivas, pálpitos, tendencias políticas o manipulaciones soterradas, estaremos acabando de tajo con la institucionalidad que soporta la democracia. Y si esto es “calderonismo”, pues me declaro “calderonista” acérrimo. Lo prefiero, a andar detrás de cantos de sirena o arrodillado ante una mafia desastrosa como la que está acabando con Manizales. 

-0-

Se ha desatado la polémica sobre la realización de la Feria de Manizales en el mes de enero próximo. En mi concepto, empeñarnos en esta feria sería botar una gran cantidad de dinero y acrecentar los problemas del ICTM. Seguramente pasaría lo mismo que en el cumpleaños de Manizales: millonarios recursos fueron a parar a unos pocos bolsillos y la trascendencia fue nula. ¿Por qué no pensar en aprovechar esta circunstancia y sanear de una vez por todas los pasivos del Instituto? ¿Por qué no canalizar los pagos hacia esos acreedores que llevan meses y años esperando a que les paguen sus servicios y productos, y han tenido que aguantar, impotentes, los descaros y despilfarros? ¿O quedarán truncos muchos negocios prometidos por los poderes ocultos de la alcaldía, y prefieren aprovechar estas fechas para seguir enriqueciéndose? 

Una feria virtual no es sino costosa e inútil; y pensar en aglomerar gran cantidad de personas, cuando estamos viviendo tan de cerca el contagio, la enfermedad y la muerte por la pandemia, sería un acto de fatal irresponsabilidad. ¡Ojalá las fuerzas vivas de la ciudad despierten esta vez, aunque sea para evitar otra catástrofe!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: