Aguas de Manizales Vs. Ingenieros

POR: JORGE ENRIQUE PAVA QUICENO

“El Plan de Obras e Inversiones Regulado, POIR, es un conjunto de proyectos que la persona prestadora considera necesario llevar a cabo, para cumplir con las metas frente a los estándares del servicio exigidos durante el período de análisis, es decir, diez (10) años. Los proyectos incluidos en el POIR deben corresponder a aquellos que se financien exclusivamente vía tarifa y debe ser el resultado de la identificación y proyección de las necesidades del servicio asociadas a la expansión, reposición y rehabilitación del sistema…”. Resolución CRA 688 de 2014.

Lo anterior hace parte de las disposiciones de la CRA 688 de la Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento básico, y no es más que la especificación de la obligatoriedad de que las empresas de servicios públicos, como Aguas de Manizales, destinen una parte de la tarifa pagada por el usuario, a mantenimiento, expansión, reposición y rehabilitación de su infraestructura con el fin de garantizar la prestación eficiente del servicio y la previsión de posibles contingencias que podrían disminuir la calidad y oportunidad del mismo. 

Pues bien, en medio de la improvisación y los desvaríos constantes de esta administración, Carlos Mario presenta como uno de sus logros la reducción en los gastos de inversión de Aguas de Manizales. Dice con orgullo que mientras en 2019 la inversión a junio 30 fue de $ 20.620 millones, su administración, a la misma fecha del 2020, solo ha gastado $ 382 millones. ¡Vaya despropósito! Las inversiones de las empresas de servicios públicos están programadas, planeadas, presupuestadas y valoradas por períodos decenales que van, en nuestro caso, desde mediados de 2016 hasta mediados de 2026. Y no puede una administración, por verde que esté, alterar un plan que opera como el norte y soporte financiero, estructural, operativo y funcional de la empresa, aduciendo que supuestamente está ahorrando dinero. 

¡No trate de engañarnos, alcalde! El hecho de que la empresa no invierta en las obras que la ley y el POIR ordenan, y su caja muestre una situación de liquidez abrumante, solo significa que están incumpliendo las disposiciones y que están violando su propio plan de inversión, el cual es vigilado por la Superservicios y la CRA. Y como es una violación legal, las consecuencias de ella (al menos las económicas) las tendremos que asumir los manizaleños quienes, vía tarifa, ya pagamos las inversiones. Y ustedes, al hacer uso indebido de los fondos, encarecen las obras y exponen a la empresa a un irresponsable desgaste de su infraestructura.

Ha decidido esta administración acabar con la figura del anticipo para los contratistas; pagar las actas parciales a plazos reales de sesenta o más días; retener dineros finales a los contratistas en porcentajes abusivos; y adjudicar las licitaciones o invitaciones a la oferta más barata. Sin anticipos, son los contratistas quienes le financian a la empresa las obras, en una relación injusta y dominante que termina indefectiblemente en fracaso; pagar a sesenta o más días significa un atropello para ingenieros de buena fe que se ven sometidos a asumir enormes cargas financieras; retener altísimos porcentajes de dinero al final del contrato, significa un descaro monumental, pues las obras están amparadas por pólizas de cumplimiento y garantía; y adjudicar al más barato, es someter a la degradación indignante de unos concursantes que necesitan trabajar y por eso la empresa abusa sin consideración de su situación apremiante. De ahí la justa protesta de la Sociedad Caldense de Ingenieros Civiles del 10 de junio de 2020, y que no ha tenido mayor eco. En el plan de desarrollo se especifica que la “recuperación se hará con obras públicas”. ¿Cuáles, si los pocos dineros para invertir están escondidos para inflar los estados financieros de la empresa, exponiéndose a sanciones y sobrecostos?

Alcalde: no someta más a Aguas de Manizales a sus caprichos pueriles. Esta es una empresa sólida pero sensible, y merece respeto y responsabilidad. Nos mandan la gerencia de Aguas desde Bogotá, los secretarios desde Pereira y nos tenemos que someter a un alcalde cuyo sentido de pertenencia está basado en la espectacularidad, protagonismo y berrinche. ¡Manizales no se merece esto, por Dios!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: