Improvisación o corrupción en Manizales

POR: JORGE ENRIQUE PAVA QUICENO

La bodeguita verde, tratando de justificar y defender las aberraciones del alcalde de Manizales, Carlos Mario Marín, dice que mis denuncias obedecen a situaciones personales. Parecen aterrados con tanta torpeza junta, o tanta corrupción, o tanto desafuero. Y los entiendo; yo estaría igual de confundido tratando de encontrar argumentos para defender lo indefensable, y para justificar el derroche de quien se presentó en campaña como incorruptible.

Y sí tienen razón: ¡lo mío es personal! Y lo es, porque están tocando recursos públicos que son nuestros; están dilapidando el exiguo presupuesto municipal para alimentar el ego y la vanidad; están saqueando el erario para beneficiar a los amigos personales o políticos del alcalde y su secretaria de gobierno; están pagando favores políticos con los dineros de los manizaleños;  están gastando sin justificación en contratos cuyos objetos son inocuos, irrealizables y, por tanto, ilegales; están, en fin, acabando con los recursos de la ciudad que también son míos. Y cuando tocan mis recursos las cosas se vuelven personales.

¿Cómo entender estas sandeces? ¿Cómo entender que Patricia del Pilar Ruiz, quien fungió como verdugo implacable de sus enemigos personales, aduciendo actos de supuesta corrupción (nunca probada), esté hoy involucrada en contrataciones de una administración cuestionada y guarde silencio cómplice? ¿La corrupción en Manizales y Caldas no se mide por el acto en sí mismo, sino por la persona que lo cometa? ¿La bendición de los que han posado como adalides de la moral, es suficiente para exonerar de responsabilidades en actos de corrupción a sus amigos, socios y benefactores? ¡Esa es la doble moral que nos tiene carcomidos!

He puesto en conocimiento de la Contraloría General de la República las denuncias hechas en este espacio, y le solicito formalmente tanto a la Fiscalía General de la Nación, como a la Procuraduría General de la Nación que, de oficio, avoquen el conocimiento de las mismas, a las cuales pueden acceder (debidamente documentadas) en www.titepava.com artículo “Carlos Mario al derroche”. 

Me parece oportuno citar algunas de las frases de campaña del alcalde Marín: “No puedo callar mi voz frente a la corrupción, ni se puede enfrentar con falsas modestias”; “Construiremos entre todos una alianza contra la corrupción. Los dineros públicos son sagrados”; “Juntos en una gran alianza, porque los dineros públicos son sagrados”; “Porque los buenos somos más, para que Manizales sea más grande”; “Me comprometo a cuidar de los dineros públicos, que son sagrados, que son de todos; a hacerlo con honestidad”; “No vamos a permitir que en la ciudad se pierda un solo peso”; “Los ciudadanos están sintiendo que se están gastando la plata por gastársela”; “Y piensan los ciudadanos que llegaron unos negociantes a ver en que se gastan la plata”; “Vamos a devolverle la confianza a los manizaleños”.

Adicionalmente, hoy vemos como Carlos Mario Marín presenta el Plan de Desarrollo a destiempo y violando lo preceptuado en el reglamento del Concejo Municipal y la ley, lo que provoca el siguiente concepto oficial de la Oficina de Gestión Legal y Talento Humano del Concejo de Manizales: “La decisión de dar trámite o no al proyecto de acuerdo que nos ocupa únicamente la podrá tomar la plenaria de la Corporación, sin embargo es mi deber advertir que en caso de que se apruebe el proyecto, y se convierta en Acuerdo Municipal, éste puede ser objeto de demandas de acciones de validez o de nulidad, las cuales tienen probabilidades de prosperar, teniendo en cuenta los antecedentes recientes. ”. ¡Y claro que será demandado!, máxime cuando se incluye en el Plan un “orangután” mediante el cual pretende la creación de una sobretasa o nuevo impuesto del cinco por mil del avalúo de los bienes raíces, supuestamente para seguridad y convivencia, y facultades para una reorganización administrativa. ¡Vaya despropósito!

Quienes votaron por Carlos Mario, ¿sienten de verdad que eligieron lo que esperaban? Dadas las evidencias presentadas, ¿es posible creer en ese cambio tan bullosamente proclamado en campaña? ¡Improvisación, desconocimiento legal, arbitrariedad, inexperiencia, actitudes erradas, solo producen desconfianza y temor, y le abren campo a la corrupción! ¡Pobre mi Manizales!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: