Manizales nocturna en riesgo

POR: JORGE ENRIQUE PAVA QUICENO

En Manizales los propietarios de bares, grilles, discotecas, casas de citas y los comúnmente llamados “amanecederos”, andan muy preocupados por la posición que ha asumido la administración de Carlos Mario Marín en relación con sus establecimientos. Está en riesgo la estabilidad de cientos de comerciantes legales que han creído en Manizales, invertido en ella, y hacen todo lo posible por mantenerse dentro de las normas vigentes. Son generadores de empleo y de grandes movimientos económicos que le dan una vocación lúdica a la ciudad nocturna, haciéndola más amable, agradable y con espacios de esparcimiento seguros y dignos.

Por eso no es justo que estos comerciantes sean tratados como infractores; sus espacios allanados como si fueran antros de mala muerte; y sus clientes acorralados como delincuentes. ¡Qué falta de tacto, discreción y respeto! La soberbia y la prepotencia son los peores consejeros; y aquellos funcionarios que creen tener una patente para atropellar, presumir, juzgar, y violar los cánones de la decencia, terminan desterrando a los inversionistas y generando daños inmensos en la ciudad. 

Está bien que se controle; está bien que se vele por la seguridad en Manizales; está bien que se exija el cumplimiento de la normatividad. Pero no es llegando a altas horas de la noche a realizar operativos ostentosos, enrareciendo el ambiente y dejando un sinsabor en todas las personas que pretenden divertirse sanamente. ¡No! La aparatosidad de los operativos no garantiza efectividad; la ostentación de poder solo genera reacción negativa; y los atropellos solo provocan rechazo en un público que, por sus condiciones anímicas, puede ocasionar peores males.

Por otro lado, los llamados amanecederos y casas de citas que tenían horarios extendidos como medida excepcional, ya no pueden operar sino hasta un horario reducido que los hace inviables por sus características especiales. Algo paradójico en una alcaldía que se dice incluyente y que, con sus primeras medidas, ocasiona un perjuicio a un sector reducido de la sociedad que siempre ha sido discriminado, maltratado y vilipendiado. La prostitución no es ilegal, y para todos los efectos es mejor tener el control de esta actividad que obligarla a operar en la clandestinidad. Es mejor tener unos lugares de remate de rumba nocturna controlados, vigilados, regulados y legalizados que provocar la dispersión por sitios inaccesibles donde abundará la droga sin control, armas sin restricción, sexo sin sanidad y consumo de licor adulterado. 

La operación de estos negocios va ligada al cierre de los demás establecimientos nocturnos; y el recorte de horarios significa la ruina para cientos de personas que viven de ellos y de su entorno, como taxistas, vendedores ambulantes, comidas informales, etc. Es decir, es atentar contra el mínimo vital de cientos de familias que ven en la extensión de horarios su única forma de sobrevivir en la legalidad.

Alcalde: se ha ubicado Usted en una posición inamovible. ¿Qué hará entonces cuando la drasticidad de sus medidas provoque la proliferación de sitios clandestinos donde se programe la continuación de la rumba, y los índices de inseguridad sigan en aumento?  ¿Ha medido Usted las consecuencias económicas en cientos de personas cuyo sustento depende de un sitio seguro dónde ejercer su actividad, y para ella requiere de horarios más laxos? ¿Su filosofía incluyente y su ánimo de proteger las minorías no operan en este caso?

Es mejor fomentar la legalidad y tener el control de las actividades, que afrontar el riesgo de la estela delictuosa que genera la clandestinidad. En sitios legales existe la posibilidad de controlar el ruido, la presencia de armas, el expendio y consumo de estupefacientes, el licor adulterado, la sanidad y la seguridad personal. En lugares clandestinos es imposible ejercer controles, porque los sitios donde se desarrollan están cubiertos por el anonimato. Carlos Mario: los comerciantes de este sector le han pedido por todos los medios que Usted los atienda, los escuche y considere sus argumentos. Usted se debe al pueblo, y es él quien está rogando un contacto directo. No lo desoiga más, que es el pueblo al que Usted buscó para obtener los votos, quien quiere hoy que lo atienda el elegido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: