¡Paremos!

POR: JORGE ENRIQUE PAVA QUICENO

Después de una semana de marchas, disturbios, violencia, caos y manifestaciones de inconformidad he llegado a la conclusión de que en este país debemos parar todos. Sí: ¡Paremos!.

Paremos de destruir las instituciones educativas, las universidades, los colegios y los calendarios académicos de estudiantes que tienen que resignarse a perder tiempo y dinero a causa de quienes dicen querer mejorar la educación.

Paremos de recibir tres pensiones como docentes jubilados mientras exigimos igualdad social, repartición de la riqueza y un salario justo para todos.

Paremos de destruir las empresas públicas y privadas, obligar al cierre de almacenes, y entorpecer el desplazamiento de quienes quieren trabajar, mientras nos quejamos por falta de oportunidades laborales.

Paremos de exigir seguridad en las calles, mientras asesinamos policías y los sometemos a los más crueles vejámenes.

Paremos de destruir la institucionalidad, mientras reclamamos espacios democráticos.

Paremos de abrirles las puertas a expertos terroristas de países vecinos para que instruyan a los nuestros en acciones criminales, mientras reclamamos soberanía.

Paremos de quejarnos por una niñez desamparada, mientras los aupamos en redes sociales para que hagan parte de manifestaciones violentas que les puede significar la muerte.

Paremos de exigir el respeto a nuestros derechos, mientras violamos todos los de los demás.

Paremos de pregonar la búsqueda de la paz y el cese de la violencia, mientras paralizamos ciudades enteras y destruimos lo que encontramos a nuestro paso.

Paremos de exigir subsidio para todo. Solo se subsidia lo que se quiere incentivar luego, si subsidiamos la pobreza, incentivamos la pobreza; si subsidiamos la pereza, incentivamos la pereza; si subsidiamos la vagancia, incentivamos la vagancia.

Paremos esa doble moral que lleva a los medios de comunicación a martirizar a un joven que muere en medio de sus actos vandálicos, y se olvidan de los policías muertos en cumplimiento de su deber, y de los cientos de heridos que dejan los disturbios provocados por aquellos “Dilan” que solo tienen en su mente la violencia.

Paremos las exigencias de imposibles como el de acabar con el ESMAD, por ser el único grupo capaz de controlar los disturbios provocados por los vándalos de las protestas, o abolir la ley de financiamiento que es el soporte financiero del país.

Paremos de protestar sin una causa; de dejarnos manipular por mentes criminales que pregonan una lucha social y la igualdad para todos, mientras viven como oligarcas en sitios seguros, rodeados de comodidades extremas y de lujos impagables para el ciudadano del común. 

Paremos de atender los llamados de Petro, Bolívar, Cepeda, Córdoba, Márquez y demás delincuentes farianos que viven como reyes, y posan de pobres e indigentes.

Yo lo invito a Usted, amigo lector, a que haga un sondeo con sus conocidos y les pregunte si saben qué están pidiendo en las marchas; si saben qué soluciones a los problemas plantean quienes tienen paralizado medio país; si saben por qué están asesinando policías; si saben cuáles son las causas que persiguen; si saben por qué golpean una cacerola en sus balcones.

Me atrevo a afirmar que va a encontrar tantas respuestas diferentes como entrevistados aborde. Porque se está marchando por inercia; se está protestando por moda; se está destruyendo por imitación; y se está luchando sin norte. Y es aquí donde Petro y sus secuaces suelen ganar adeptos; es aquí donde la izquierda radical suele encontrar seguidores y por eso son quienes alimentan estas hordas de destrucción. Y es aquí también donde la sociedad se destruye y las oportunidades se desperdician; es aquí donde los inversionistas salen despavoridos, aumentando el desempleo y trasladando su riqueza a países estables que les brinden seguridad y armonía; es aquí donde los que dicen luchar por un país mejor, destruyen la democracia, la institucionalidad y las esperanzas.

Entonces la invitación es a que paremos. ¡SÍ! Paremos de destruir esta bella Colombia y más bien pongámonos a trabajar unidos en su reconstrucción y fortalecimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: